domingo, mayo 23, 2010

Chacareros eran los de antes, estos arrugan ante la llovizna

Mientras un peón le ceba mate al Patrón de la estancia "Yabito" le comenta: "Vea patroncito, se viene la llovizna, se nos moja el asado con cuero y..."
Mientras se acomoda la prótesis dental el patrón responde: ¡Suspenda ya mismo la marcha y envíe un mail a la Federación Agraria Argentina, la Sociedad Rural y el CONINAGRO!
Cuando el conflicto de la 125 algunos medios, los agrogarcas, nos hacían creer que los muchachos de las 4 x 4,  (que cortaban la ruta, desabastecían las ciudades de comida y pedían un golpe de Estado), eran unos rudos hombres de campo, que araban la tierra y se pasaban el día de sol a sol trabajando. Lejos de este imaginario, hoy no cortan la ruta porque llovizna. Este es el segundo papelón luego del "tractorazo" que termino siendo un picnic que no junto ni 200 personas y una decena de tractores. Uno se pregunta ante tanta parafernalia mediática si ya no es hora de cuestionar la supuesta "legitimidad", no ya de la protesta, sino de representación del sector. 
Mientras casi medio millón de personas se reunían en la avenida 9 de julio para iniciar los festejos del bicentenario, los rudos "chacareros" no podían hacer semejante sapo con unos pocos tractores y camionetas y suspendieron la medida de fuerza por una llovizna. 
Y nosotros le preguntamos a Don Atahualpa Yupanqui como eran las lluvias en su tiempo y el nos contesto en forma de milonga lo siguiente:


Todo empezó a media tarde cuando un viejo salió afuera
y así como una zoncera hablar de sabiduría
dijo que le parecía que ese día iba a llover
Pero mucho no iba a ser a lo sumo cuatro gotas
nadie preparó las botas y en efecto entró a llover.



El viejo les había dicho mirando la luna llena
que ni valía la pena que amasaran tortas fritas
La cosa iba a ser cortita una nube pasajera
no había peligro e goteras el viejo un poco le erro
y así fue como llovió once semanas enteras.



Llovía como en Europa o sea, de arriba pa' abajo
las viejas pelaban ajo y en la estancia "El avestruz"
se había cortado la luz ese día justamente
Es por eso que la gente que narra esta trayectoria
si no le erra mi memoria y yo mal no los educo
se estaban jugando un truco a lo oscuro, de memoria.

Se había juntao tanta agua hasta el altor de la mesa
Se les veía la cabeza a los que estaban sentados
y seguían encarnizados orejeaban chapoteando

iban los naipes flotando de muy náutica manera
en fuentes y compoteras que ahí oficiaban de bote
casi oxidado el cogote verde de humedad la pera. (...)



Al final la correntada los arrastró a una laguna
y le cortó treinta y una a un viejito protestón
Había llovido un montón y un gaucho que se asomó
con la dialéctica ¿vió?, tan típica del paisano
dijo cruzando las manos: "La pucha, ¡como llovió!".




La llovizna de "El Gato" Peters de don Atahualpa Yupanqui


1 comentario:

KAID dijo...

lejos, muuuuuuuuuuuuuy lejos, quedó el "grito de Alcorta"!
estos no son wash&wear, estos se arrugan ante la primera llovizna!

Quizás también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Redes de redes

Grupo Arturo Jauretche

Entradas populares