domingo, abril 09, 2017

¡Vamos por el monumento al CHORIPAN!

El poder estigmatiza y discrimina porque son pobres, porque son negros, porque los llevan en micros y comen CHORIPAN.

El peronismo siempre ha tomado con orgullo las descalificaciones que el poder económico a lanzado sobre los que menos tienen. "Descamisados" eran aquellos trabajadores que no vestían con levita o traje cuando marchaban a Plaza de Mayo pisando el suelo que la oligarquía creía como propio. Eran los "sans culottes" de la Revolución Francesa, los desheredados que tomaron nueva significación en la voz de Evita: Los "Descamisados".

Hoy embisten contra un plato popular y al paso: el choripan. Comerlo es sinónimo de aquellos que "son llevados de las narices", como si los movilizados de la derecha macrista no lo fueran por los multimedios Clarín y La Nación.

El choripan o chorizo tiene un origen popular, es la comida del gaucho desde el siglo XIX, que entre asado y el trabajo del campo, impusieron la costumbre en la improvisada mesa del medio día o la noche. Es ente este paso del campo a la ciudad y a los "carritos" callejeros, donde su aroma mezclado con el humo, oficia como flautista de Hamelin para los trabajadores con hambre. Luego vendrá el odio de los patrones, cuando los movilizados trabajadores son "traídos por el chori y el vino", aunque hoy casi ni exista esta forma de "juntar gente" para una marcha.

Decir que vienen por el choripan, es como decir que se venden por la comida, que no tienen ideas, solo los mueve el hambre de quienes "los usan".

Podríamos decir que los sectores populares son más caros y selectos: hay que pagarles el micro y el "chori". Los esclavos de la derecha deben comprar el diario y encima pagarse el pasaje para ¡Alimentar a los mismos medios que lo esclavizan!

Es por eso que debemos resignificar y dignificar el plato tan estigmatizado por los grandes medios de prensa: Solicitemos el monumento al CHORIPAN, un plato nacional, popular y democrático.

martes, enero 31, 2017

Con Donald Trump ¿Se termina el Consenso de Washington?

Por Jorge P. Colmán. Con Donald Trump ¿Se termina el Consenso de Washington?

¿Como estarán los macristas con la llegada de Donald Trump? Este ya tiro por la borda el TTP (Tratado Trans Pacifico), una de las formas de sujeción del stablishment mundial al cual la derecha suramericana se apego como si fuera su credo fundamental.

Coincido con la visión de que la interna de los EEUU viene con un final abierto: El stablishment (perdedor en elecciones de los EEUU) y el nuevo orden que Donald Trump viene ha instalar. “Se viene una nueva era” dijo en su discurso inaugural. Del resultado de la interna en el corazón del imperio se verá que “tan nueva” es esta era.

No digo que esto sea algo positivo para nosotros los suramericanos, solo digo que el neoliberalismo dejo de ser el norte ideológico para la Casa Blanca ¿Murió el Consenso de Washington? Es una de las preguntas centrales para conocer lo que será “la nueva era de Donald Trump”.

Los organismos multilaterales de crédito FMI, BM, BID y la OMC, deberán acomodarse a la política de la Casa Blanca. Muy difícil es creer que estos se resistan, su definición seguramente dependerá de la interna Trump-Stablishment. Los bloques regionales crujen ante la visión de Trump: Unión Europea, TTP y otros, seguro revisarán su política, ante un EEUU que cierra fronteras económicas con un proteccionismo de pre-guerra.

¿Cual es el nuevo decálogo? ¿Una mezcla de liberalismo con un proteccionismo agresivo? Las derechas suramericanas desde México hasta la Argentina miran desorientadas como se delineará la nueva política norteamericana. Saben que tienen una importancia menos que relativa, ¿Estamos a las puertas de un nuevo pacto Roca-Runciman de las derechas suramericanas?. Todo es incógnita y un tembladeral ante el neocolonialismo agresivo.

El progresismo también esta ante un nuevo desafío: desarrollar una nueva estrategia ante la desorientación de la derecha suramericana y revisar sus discursos ante los nuevos desafíos que se presentarán. Reforzar la política regional es un imperativo y volver a formas bilaterales sería un suicidio. La experiencia de la última década puede ser positiva ante el proteccionismo militarista de los EEUU.

También se deberán establecer nuevas alianzas, ante un EEUU mas agresivo desde el punto de vista comercial, donde no se deben descartar sorpresas de viejos enemigos. Colocar productos que compiten con los EEUU será un problema serio, la globalización neoliberal se desploma y muy pocos están en condiciones de preanunciar como será el futuro post-neoliberal.

martes, enero 17, 2017

De las inundaciones, la falta de previsión y la responsabilidades económicas-políticas

Por Jorge Colmán(*). Hay cuestiones climáticas que pueden ser previsibles, en las explicaciones de funcionarios aparece una constante: El clima supera lo previsto y se produce el desastre.

Las razones, cuando se profundiza en el análisis, es que existe un fenómeno climático (El Niño) que esta haciendo estragos en la geografía de nuestro país y el mundo. Si este hecho es conocido por el gobierno ¿Porque no se toman medidas preventivas de un fenómeno que todos los estados nacionales conocen?¿Porque se subejecutan los presupuestos para poder prevenir o paliar estas catástrofes?.

El fenómeno ha sido tomado en forma poco seria por las autoridades nacionales: “Apocalipsis”, “rezar para que mejore la situación” y responsabilizar a otros, han sido la respuesta repetida en los últimos meses. Renglón aparte es la actitud pasiva, poco sensible e irresponsable de los funcionarios nacionales y provinciales de no abandonar sus vacaciones en lugares seguros y paradisíacos (por definirlos de la misma forma).

La subejecución de los presupuestos en áreas vitales de la economía fue una irresponsabilidad absoluta del gobierno nacional, jugaron a la “ruleta rusa” y la bala les pego en la cabeza. No existe ninguna explicación, mas que la de no invertir en la seguridad de aquellos que ellos mismos representan: Los poderosos chacareros de la pampa húmeda y el resto de las zonas cultivables.

Otro de los elementos es la “acción del hombre” como responsable genérico de la “fatalidad climática”. Hablar de la “acción del hombre” es despersonalizar a los grandes responsables de la extensión indiscriminada de las fronteras agrarias, destrucción de áreas sensibles desde lo geográfico, la siembra con métodos que impermeabilizan el suelo y al mismo gobierno con su política. “La acción del hombre” es una decisión de los sectores económicos más poderosos de nuestro país, el hombre de a pié no tiene la capacidad de decidir, sobre la política de los chacareros que hacen fortunas destruyendo el suelo.

Las inundaciones de San Antonio de Areco habían desnudado las responsabilidades de un sector de poder que había sido cuestionado por el kirchnerismo, pero que no le pudo poner límite real a su ambición económica desmedida.
En la misma linea política se benefició a las empresas mineras, que contaminan el suelo y el gobierno macrista favoreció quitando cargas para maximizar el saqueo de los recursos naturales de nuestro país.

¿Quien pagará los costos de la imprevisión e irresponsabilidad política?

Diversos medios ya hablan de miles de millones de perdidas en los sectores agrarios, el gobierno de Macri se apresuró a declarar la emergencia en el sector. Esto va a permitir al gobierno la utilización de fondos para subsidiar a los chacareros, que el año pasado habian sido ampliamente beneficiados con la quita de retenciones. Retenciones que habrían generado fondos para, entre otras tantas cosas, prever desastres climáticos que hoy estamos viviendo y subsidiarlos sin un gran sacrificio de todos los contribuyentes.

El neoliberalismo habla de que el Estado no debe subsidiar actividades económicas que no son rentables, que hay que competir “libremente”, que el mercado debe regular todas las actividades económicas. Siguiendo este análisis, si un chacarero no puede hacerse cargo de su campo ¡Que lo venda!, otro vendrá y realizará las inversiones que crea necesario. Pero no se trata de un “chacarero cualquiera” sino de la misma oligarquía argentina y los grandes grupos arrendatarios. Estos no pagaran el precio de la catástrofe, lo pagaran los millones de trabajadores argentinos con sus impuestos.

Las medidas económicas de Mauricio Macri y el poder de las corporaciones dejaron un Estado debilitado económicamente, dependiente del endeudamiento para cubrir sus déficits y presa del saqueo de los sectores económicos mundiales. No se trata de “burradas” políticas, se trata de un saqueo planificado con consecuencias sociales y climáticas similares al “día después” para los inundados: perderlo todo y apelar a la caridad para sobrevivir.

(*) Trabajador de la educación y Consejero Escolar de Malvinas Argentinas

Quizás también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Redes de redes

Grupo Arturo Jauretche

Entradas populares